¿Quo vadis Corte Inglés?


Si por algo se ha caracterizado siempre el Corte Inglés ha sido por generar una misma experiencia de consumo en todos sus centros. Visitaras el centro que visitaras, en una u otra ciudad, uno siempre sabía que estaba en el Corte Inglés. La imagen, el escaparatismo, la iluminación, los depentientes, la música… nos hacían “sentir” que estábamos en un Corte Inglés. Todas las plantas te hacían sentir en el mismo centro comercial, todas las cafeterías parecían iguales…
En las últimas semanas por diferentes circunstancias he visitado varios centros de esta enseña comercial en distintas ciudades y mi percepción está cambiando. Quiero compartir con vosotros algunas de estas últimas experiencias.
La otra tarde, mientras atravesaba el Corte Inglés de Castellana, iba hablando por el móvil avisando a mi mujer de que me disponía a coger el cercanías para volver a casa. Al colgar, estaba desorientado pues no sabía muy bien dónde estaba. De pronto me ví en un pasillo rodeado de tiendas independientes de las mejores marcas de lujo y no encontraba la forma de salir a la calle para dirigirme a la estación.
Ayer en Zaragoza tenía tiempo libre entre reunión y reunión y decidí ir a la cafetería del Corte Inglés más cercano a la siguiente cita para tomar un café y aprovechar para trabajar un rato con el portátil. Como de costumbre la cafetería se encontraba en la última planta para favorecer el paso por todas las secciones. Según subía por las escaleras mecánicas todas las plantas y secciones me eran familiares. Como si estuviese en cualquier otro centro. De pronto, al entrar en la cafetería mi percepción cambió radicalmente. ¡No era la cafetería que me espera encontrar!. Más luz, paredes blancas, lámparas de mesilla dispuestas por los rincones que daban más calidez, cuadros modernos…
La tercera “nueva experiencia” la tuve hace unos días cuando visité el nuevo “Gourmet Experience de Castellana” para tomar algo a la hora de comer. Me encontré un espacio donde además de poder comprar los mejores productos gourmet (ampliando la oferta de su tradicional “Club del Gourmet”) es posible disfrutar de la restauración in situ de la oferta gastronómica de restaurantes como La Máquina, Mister Lee by Café Saigon, Hamburguesa Nostra, 5 Jotas, Oyster Bar… Puedo asegurar que estaba a rebosar y que había que esperar para encontrar un hueco para tomar algo en las distintas barras.
Para mí, un habitual visitante, y a veces consumidor en el Corte Inglés me resultan sorprendentes y novedosas estas iniciativas que esta entidad está llevando a cabo. El decir que me parecen sorprendentes no significa que las critique. Simplemente las considero como detalles que avanzan cambios en la estrategia comercial y de marketing de estos grandes almacenes que se habían caracterizado por ser “tradicionales”. Entiendo que todo ello responderá, tras las investigaciones de rigor, a la necesidad de evolucionar con las demandas de los clientes y de innovar el modelo comercial ante la actual crisis de consumo.

Es posible que haya llegado la hora de llevar a cabo algo más que una profunda renovación en la imagen de los interiores de El Corte Ingles.
Quizás el negocio vaya a migrar del tradicional vender productos y servicios a convertirse en un Centro Comercial multimarca donde el principal negocio sea vender/alquilar espacios facilitando la afluencia y tráfico de clientes.
Dicen que los momentos de crisis son los más propicios para innovar y aun siendo momentos difíciles para todos, ésta es sin duda una de las pocas empresas que pueden permitírselo.
¿Será un verdadero cambio de estrategia comercial? ¿Tendrá éxito? Sólo el tiempo nos dará la respuesta…

0 comentarios:

Publicar un comentario