La ley de Moore y la “Generación G”


19 de Abril de 1965, la revista Electronics publica un artículo en el que Gordon Moore, presidente de una empresa de reciente creación dedicada a los semiconductores llamada Integrated Electronics (más conocida como Intel), predijo que el nº de componentes (o transistores) en un circuito integrado se duplicaría cada año doblando por tanto su potencia y disminuyendo su coste.


Esta observación llamada “ley de Moore” se ha cumplido a lo largo de todos estos años (aunque el propio Moore la actualizó 7 años después aumentando el plazo necesario para duplicar la potencia a 24 meses). La evolución tecnológica que ha tenido lugar gracias al cumplimiento de esta ley ha sido constante, tanto que nos hemos acostumbrado a ella y hemos perdido en gran medida nuestra capacidad de asombro y, desde luego es para asombrarse, mirad:


  • En el año 1978, un viaje en avión entre Londres y Nueva York costaba 900 dólares y duraba 7 horas. Si la industria de la aviación comercial hubiese evolucionado aplicando la ley de Moore, este viaje costaría hoy menos de un centavo de dólar y podría realizarse en menos de 1 segundo.


  • El nº de componentes electrónicos (transistores) fabricados en un año es superior a la producción mundial de granos de arroz y tienen un precio inferior a estos.


  • Moore comentó en su día que llegaría el momento en el que podríamos poner cada transistor creado en un año encima de cada hormiga existente en el mundo, pero la realidad nos dice que cada una tendría que cargar con más de 100 de ellos.


  • Perdonad el desfase, estos datos son del año 2004 (no pude encontrar nada más actual). Imaginad como sería el día de hoy teniendo en cuenta la naturaleza exponencial de la ley.


Y es que al espectacular aumento de la capacidad de procesamiento electrónico predicho por Moore debemos unir otros dos factores que han evolucionado de forma similar como son la capacidad de almacenamiento y el ancho de banda (cada día mayores prestaciones y menores costes).


“Las empresas no son ajenas a esta evolución, y muchas de ellas han crecido sobre la base de que cualquier producto de consumo que reduce su coste a la
mitad casi cada año, camina de forma decisiva hacia el precio 0 para poder ser
competitivo.”
Capacidad de procesamiento, de almacenamiento y de ancho de banda con precios de coste cada día más bajos. Caldo de cultivo para la aparición de la generación G.


Miremos el conjunto de las redes sociales, buscadores, medios de información, la creciente cantidad y calidad de software de código abierto (desde plataformas de formación online hasta CRM…), gestores de correo web con espacio indefinido (yahoo, hotmail, gmail), la enciclopedia más potente del mundo “wikipedia”, herramientas de comunicación como Skype…


Lo gratis nos inunda y ha dado lugar a la aparición de esta generación G, toda una generación que no está dispuesta a pagar por el acceso a la información digital y por el consumo de los servicios que esta ofrece (o está dispuesta a pagar muy poco). Esta corriente de “lo gratis” obliga a las empresas a realizar un esfuerzo imaginativo enorme para tratar de monetizar su labor, de hacer negocio.


Si tu negocio está basado en los bits, debes considerar ofrecer tus servicios de forma gratuita como una estrategia de negocio factible:


  • Si ofreces servicios de búsqueda, esta tendría que ser gratuita.


  • Si ofreces servicios de e-learning, el acceso a tu plataforma y contenidos podría ser gratuito.


  • Si eres escritor o si tu negocio es la música, distribuye tu obra en Internet


  • Si estás en el negocio de la información, no la escondas tras barreras de pago.


Porque si no lo haces tú, debido a que los costes de distribución, almacenamiento y mantenimiento tienden a 0, alguien lo hará.


La barrera psicológica de pago para la generación G es muy difícil de superar pero, como contrapunto, tenemos una audiencia entregada que usa la tecnología y vive con ella continuamente desde que se levanta hasta que se acuesta.


El reto de hoy parece consistir en cómo aprovechar la generación G para rentabilizar tus ideas porque parece que la ley de Moore (aunque con síntomas de debilidad), seguirá manteniéndose vigente en los próximos años…

1 comentarios:

Antonia dijo...

Que pena que no haya evolucionado con la ley de Moore y cueste menos de un centavo el viaje y menos de un segundo el viaje XD aunque me temo que aunque costase menos de un centavo el viaje te cobraría 20 euros en tasas, como hacen varias compañías de vuelos económicos.

Publicar un comentario