Fidelización: un corcho en una botella

Recientemente las bodegas Berberana ha lanzado un programa de fidelización a nivel europeo mediante el cual los consumidores pueden acumular puntos y canjearlos por viajes, noches en hoteles de cinco estrellas y cenas en restaurantes españoles y extranjeros o bien conseguir premios directos.

El programa pionero en España, denominado 'One Cork One Point' (Un Corcho Un Punto), se ha lanzado en los países otros países además de España, como El Reino Unido, Holanda y  los Países Escandinavos.

Los premios vienen impresos en el corcho y los puntos vienen impresos en el interior de las cápsulas de todos los vinos Berberana. Cada código equivale a un punto y conforme se van acumulando puntos, se consiguen mejores premios.

Hasta la fecha, múltiples productos habían utilizado programas de fidelización a través de acumulación de puntos en tapones o etiquetas, pero el sector vitivinícola no lo había hecho al menos directamente. Este sector en lugar de haber sido el "fidelizador", había sido utilizado como herramienta de fidelización, mediante catas de vino, regalo de botellas, copas o utensilios para el consumo y visitas o estancias en las maravillosas bodegas de España.

Además, Berberana está asociando su imagen con el Chef Sergi Arola (dos estrellas michelin) proponiendo maridajes de los vinos con algunas de sus recetas.

¿Porqué no? es un producto que ha evolucionado mucho en los últimos años en calidad, embotellado y etiquetado y además se está saliendo al exterior y construyendo imagen, pero que en lo referente al márketing de clientes no se hace, por lo que nos parece una gran iniciativa de la que nos gustará conocer los resultados tanto de ventas como de redención de puntos.

1 comentarios:

ieldena dijo...

Hola Luís
Soy Iñaki Elicegui (LKS) y sigo vuestro blog con mucho interés porque me parece brillante.
En este caso te quiero hacer un comentario Fui Product Manager en la empresa Bodegas&Bebidas (ahora Allied Domecq) en el año 1988 y utilizábamos este mismo sistema para promocionar las ventas de los vinos de mesa. Me refiero a las antiguas botellas de 1 litro en envase retornable llamada de 5 estrellas, que tenía un taponcito de plático y una cápsula sobre el mismo. Entre la cápsula y el taponcito poníamos el premio, que, evidentemente, era mucho más humilde que estos. La clave en aquel caso y en este es la comunicación de la promoción.
Seguir con este magnífico blog que me parece buenísmo. A ver cuando hacemos algo así.
Hasta luego

Publicar un comentario